809.544.7111 1.809.200.1283

 La varicela

Es una infección viral altamente contagiosa, causada por el virus varicela zóster que provoca una erupción cutánea con picazón y ampollas pequeñas y llenas de líquido. La infección se presenta de 10 a 21 días después de la exposición al virus y generalmente dura entre 5 y 10 días.

Síntomas

  • Erupción
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio y malestar general

Fases de la erupción

  • Bultitos rosados o rojos (pápulas), que se presentan por varios días
  • Pequeñas ampollas llenas de líquido (vesículas), que se forman de los bultitos por más o menos un día antes de romperse y drenar
  • Costras que cubren las ampollas abiertas y necesitan varios días para curarse

La enfermedad generalmente es leve en los niños sanos. En los casos graves, la erupción puede diseminarse hasta cubrir el cuerpo entero, y se pueden formar lesiones en la garganta, los ojos, entre otras.


Consultar al médico: 

Si sospechas que tú o tu hijo tienen varicela, consulta con un médico. Por lo general, el médico puede diagnosticar varicela examinando la erupción cutánea y observando los demás. El médico también puede recetar medicamentos para aliviar la gravedad de la varicela y tratar las complicaciones, en caso de ser necesario.

 

Factores de riesgo: 

La varicela es muy contagiosa y puede propagarse rápidamente. El virus se transmite por el contacto directo con la erupción cutánea o por el contacto con gotas que quedan en el aire al toser o estornudar.

 

El riesgo de contraer varicela es más alto en los siguientes casos:

  • No has tenido varicela
  • No has recibido la vacuna contra la varicela
  • Trabajas en o asistes a una escuela o un centro de cuidado de niños
  • Vives con niños

¿Quiénes están en riesgo?

Entre las personas que tienen alto riesgo de sufrir complicaciones por la varicela se incluyen las siguientes:

  • Niños recién nacidos y bebés pequeños cuyas madres nunca tuvieron varicela ni se vacunaron contra la varicela
  • Adultos
  • Mujeres embarazadas que no tuvieron varicela. Si no has recibido la vacuna contra la varicela, habla con el médico sobre los riesgos para ti y tu bebé.
  • Personas cuyos sistemas inmunitarios están afectados por medicamentos como la quimioterapia, u otra enfermedad.
  • Personas que toman medicamentos esteroides para otra enfermedad o afección, como los niños con asma.

Prevención:

  • Lavarse las manos continuamente.
  • Evitar contacto físico con personas que padecen del virus.
  • La vacuna de la varicela es una forma segura y eficaz de evitar la enfermedad y sus posibles complicaciones.

La vacuna contra la varicela no está aprobada para:

  • Las mujeres embarazadas
  • Las personas con inmunidad debilitada, como las que tienen VIH o las que están tomando medicamentos inmunosupresores.
  • Las personas alérgicas a la gelatina (por proteína proveniente del colágeno) o al antibiótico neomicina.

Medidas para personas que padecen el virus:

  • Evite rascar o sobar las zonas de picazón. Mantenga las uñas cortas para evitar daños en la piel al rascarse.
  • Use ropa de cama fresca, suave y suelta. Evite usar ropa áspera, particularmente de lana, sobre una zona con picazón.
  • Tome baños de agua tibia con poco jabón y enjuague completamente.
  • Aplique un humectante y calmante después de bañarse para suavizar y refrescar la piel.
  • Evite la exposición prolongada a la humedad y calor excesivos. ​​​